***Liras de sentimiento y belleza *** Yolanda Arias Forteza

Más reciente

Lento invierno

He querido llorarle y no he podido,
al olvido mi amor ha sucumbido
Era enorme ese amor y soportaba
la frialdad que en sus ojos me miraba,
Indiferente el tiempo me arropaba
sudario que en dolor me sepultaba.
Harta de él es mi piel, y no más arde,
ocaso es que declina cual la tarde.
Infinita tristeza es el olvido
tanta, como la muerte imaginaba.
Lento arriba el invierno, sin… alarde.
Yolanda Arias Forteza
Noviembre, 19, 2020

Rima Jotabé

¡Dónde, la…gloria!

Olas Rompiendo En La Playa De Arena En Australia. Costa Australiana En El  Océano Pacífico. Fotos, Retratos, Imágenes Y Fotografía De Archivo Libres  De Derecho. Image 85410873.

Un suspiro de incrédula tristeza

Se arropa en el sendero de mi pecho

Entre muros de un recuerdo estrecho

Se tuerce en realidad y quedo presa.

Aprisiona mi vida y apersona

Juventud, el amor, el tiempo ambiguo

Haciendo mi vivir parezca antiguo

Y a mi mente dudar si, aún… razona.

Destello de conciencia que incipiente

Naciera a la luz de una farola,

Soñando ser la mar, bien una ola

Ya fantasmal marisma, iridiscente.

Tan joven, tan completa, casi etérea

El sueño se me fue volviendo… vida

No fui la mar, jamás la ola,

Ni distingo, por brumo, mi presente

Fantasma en realidad, me distorsiona

En medio de un pensar desordenado

Recurre de un ayer que he rescatado

Desde la estela etérea de mi historia

¡Cuándo el amor, dónde la gloria!

Yolanda Arias Forteza

Noviembre 26, 2018. 21:34 hrs.

A veces

A veces, en Poesía,

De soledad, amarga

Hay, entre musgos viejos,

Una flor solitaria,

Algunas, es un lirio

Que mi infancia reclama,

En almácigos, blancos,

Que de niña, evitaba.

Un claro ofrecimiento

En ellos encontraba,

Su impudor manifiesto

Mi espíritu inquietaba.

O pueden ser, violetas

Que en sombra permanecen,

Aromando dulcísonas,

Lo que encierra mi alma.

Quizá una margarita

Que blanca me reclama

Que deshoje su cuerpo,

Para ver si él me ama.

Que le sueño y permito

Que me robe la calma,

Ese amor intocable,

Al que, osada yo amo,

Y he dejado, confiada,

Que se lleve mi Alma.

Donde no sé si existo,

Tampoco, si… me ama.

Yolanda Arias Forteza

Febrero 23, 2005, 13:45 hrs.

Qué soy

Hoy escribo estos versos

Con mordiente, dolor

Hoy como nunca siento,

Lo pequeña que soy,

Hoy me grita la pena

De no saber pensar

Del amor que a la vida

No consigo, expresar.

Mis alas de poeta,

Se queman bajo el sol,

¡Qué pobre mi intelecto!

Mis palabras, qué son.

Habiendo tantas, tantas

Me limita el tesón.

Son banales, mis temas

Más insulsos, mis males

Pretensiones estúpidas

Mis deseos… animales.

Necedad, insistente,

De ser, tener y merecer.

¿Qué Soy?

Dónde encontrar el verbo,

En dónde el sentimiento,

Dónde el conocimiento

En qué, la inspiración

Que trasmita lo bello

En que vago sin ton

Por lo que canta mi alma

Cuando feliz estoy.

Por lo que llora mi alma

En este día sin sol

En que nada, me siento

En que no sé… qué soy.

Yolanda Arias Forteza

Mayo 24, 2005, 14: hrs.

Adosada

Yo no te culpo a ti,

Culpo al destino

Entremetido dardo malhadado,

Cual oficioso orfebre que, aburrido

Engarzara diamante en obsidiana,

En disímil y absurda coincidencia

Alegoría de amor en que quisiera

Adosada a tu cuerpo ser diamante

Amor que empecinado me desvela,

En nostalgia, implacable, por tu muerte.

Yolanda Arias Forteza

Enero, 2007

Hasta encontrarte

Soy promesa de amor que se ha quedado

Presa en carne que muere lentamente,

Concha rota en un mar de tempestades,

Playas broncas componen mi presente.

Al mirarme pasar, nadie diría

Que mi espíritu se forja en avatares,

Continuas gestas que sola, yo peleo,

Voy volando sin ton, un continente…

Es sólo al aceptar parar el vuelo,

Que nuestra alma

Se muere en nuestro cuerpo

La promesa de amor ha de cumplirse,

Carne muerta, concha rota, han de reunirse.

Cenizas nutrirán algo en la tierra,

Sin detener  jamás el vuelo,

Mi alma decidida, hasta… encontrarte.

Yolanda Arias Forteza

Diciembre, 2004

El agua

        

En el agua, es recurrente

Que la inspiración encuentre

Desesperando vuelvo

A dejar tareas, a medias.

El lavado de la ropa,

De los patios, y los platos.

Si hasta bañándome estoy

Corro y salgo sin secarme,

Tareas que dejo por medio

Mientras escribo estas líneas

Y antes de verterlas

Debiera haber escurrido el patio

Secar la entrada primero,

Deshacerme de la escoba,

El jabón y la manguera,

Hasta recoger plumones,

Que por Violeta, atesoro,

Que soltaron por la noche

Los pericos que yo adoro.

Se me acumula la ropa

Que lavo, sólo al pasar

Y el filtro donde la seco,

Ya me precisa limpiar.

Agua a pericos y perros,

Las flores de mis macetas.

Cosas que se me atraviesan,

Razones a continuar,

Trasegando en cruel intento

De preservar el lugar,

Donde duerme mi intelecto

Inquieto en su despertar

Versos que vierto mojada

Entre agua dulce… con sal.

Agua, porque canto amores,

Brillantes gotas de plata

Que alucinan mis temores,

Estrellas entre neblina,

Cuando lloro mis dolores,

Agua que calma la sed,

Agua que vida, atesora,

Agua jugosa en la boca

Al besar a quien adora.

Agua de mis tempestades

Y de borrascas, traidoras

Agua de la mar, inmensa

Agua en gas evaporada

En nubes acorraladas

Bajo de un sol inclemente

Agua que corre vertientes,

Agua de mis arroyuelos

Del río en que yo quiero

Quede mi recuerdo siempre

La gota en que yo trascienda

A catarata… rugiente.

Agua fresca, agua… siempre.

Yolanda Arias Forteza

Abril 15, 2005, 14:00 hrs.

Dile, verso…

En este verso insomne

He de dejar grabada

La tristeza más honda,

La tristeza que ronda

Feliz de haber hallado

En mí, quien le responda.

¡Estoy triste, a la muerte!

Versos deshilvanados

Corren hoy por mi mente

Enunciando que ella

Se me cuela en el alma

Al dejar una llaga

De crecer, indolente.

Esta noche de versos

Que en los sueños se vierten

Me ha dejado rendida

De un pesar inclemente.

Vete verso, a decirle

A la muerte, se aleje

Ve dile que huecos,

En mi alma no deje,

Esta tristeza larga,

La he bebido a las heces.

Y en dosis excesiva

La he tomado dos veces,

Vete verso a decirle

Que aún sigo viva,

Que toda esta tristeza,

Es hora que se aleje

Que aún siento la llama

Del amor que me inflama

Y amanezco sonriendo

Temprano en la mañana.

Dile verso, a la Muerte

Que la Vida, me… llama.

Yolanda Arias Forteza

Abril 18, 2005, 3:15 hrs.

La vida, en…rosa

Algún día creí, mi vida sería color de rosa;

Pero, desde entonces variados colores

Me han acompañado, grises angustiosos,

Negro acongojado y rojos furiosos.

Cielos  hay nubosos,  de azul nacarado.

Extendidos pastos de verdes retoños

Desleídos cardos en ocre despojo

De los altos trigos que en facetas de oro

Reflejan, el fugaz delirio de un atardecer.

En pajizos trazos de un naranja umbrío

Quedaron grabados en tardes de estío

Dorados ocasos de montes teñidos

Cual si fogonazos, de ira justiciera

En lucha a dos brazos y guerra, sin cuartel.

He acunado flores, en mantas amables

No he tenido sed. Escanciada he sido

De un soplo divino que en mi se quedó

Y en versos sentidos, se vierte en mil liras

De pena y placer.  Sutil andamiaje de hilos,

De colores, que supe tejer, entre los despojos

Que dejará en mi alma un amor de ayer.

No de color rosa, la vida que tuve,

Nunca la tendré; mas, irrepetible

Es el corolario del inconfundible

Trazo de vida que, en él… diseñé.

Yolanda Arias Forteza

Octubre 3, 2020. 18:45 hrs

Búsqueda

Mirada que se funde al fin del horizonte

Buscando en el confín donde ni mar, ni monte.

Cordilleras, montañas, ni picos elevados

Pueden cortar su paso apresurado

Para encontrar el don sagrado,

En el que su existir vive apresado.

Más si se detuviera, tal vez ya descubriera

Que en el diario vivir, en luchar diario,

Se aclara la razón de tal milagro.

El juvenil desliz de la impaciencia

Paso debe dejar a la mesura.

Aunque los ojos agucen la distancia,

Remontándose en alas de esperanza,

Avistando caminos nunca hollados.

Aún hay planes de logros y añoranzas

Que estremecen el alma en su templanza.

Buscar sin encontrar es el dilema

Que captura el asombro y regocijo,

De concentrar la búsqueda del ser

En terrenal y místico… acertijo.

Yolanda Arias Forteza

Agosto, 2004

A %d blogueros les gusta esto: