***Liras de sentimiento y belleza *** Yolanda Arias Forteza

Más reciente

Ida y vuelta

Jornada poética

Francisco Álvarez Hidalgo y Laura Farias

4 y 5/70

La imagen puede contener: una o varias personas y personas de pie

 

4
No se entreabrió tu puerta a mi reclamo,
mi tentativa inadvertida o vana;
pero llamé tenaz a la ventana,
como otras veces desde el alma llamo.

Mi llamada inicial fue como un ramo
de claveles temblando en la mañana,
tan suave en el cristal, que la persiana
pensó que el viento le decía: “Te amo”.

Mi segunda llamada, algo más fuerte,
con la impaciencia del que anhela verte,
tembloroso en los labios y en los dedos.

Pero tal vez soñabas…, o dormías,
y al constatar que no me respondías,
mi propio insomnio se colmó de miedos.

Francisco Alvarez Hidalgo

5

Algo extraño en el viento se detiene,
“es el aire” -me digo- en mi ventana.
“es sólo el eco aquel, quimera vana,
del roce que yo espero, que no viene.”

El sonido persiste. Y me estremezco,
al sentir que en mis labios algo roza…
como un suave aletear de mariposa
que en mi boca se anida. Desfallezco.

¿Acaso será el cuervo de Leonora?
¿El espectro de Canterville,
que ahora por placer, me regala desconcierto?

Y en las sombras tu boca se perfila,
y luego, se ensombrece mi pupila…
ante la realidad…que nada es cierto.

Laura Farías

Publicado por Yolanda Arias Forteza
Todos y cada uno de los poemas de Francisco Alvarez Hidalgo y Laura Farías, están respaldados y protegidos por Registro de Derechos de Autor, con validez internacional.

Anuncios

Bésame

 

Resultado de imagen para cuadros clasicos de besos de amor

Dame un beso de amor
lo necesito, temblando
de ilusión en la mejilla,
mojado de pasión
en el costado,
llorando de emoción
entre mis labios,
dime cosas de amor;

pues, las precisa el corazón
que pende aún del tuyo
encadenado
a un recuerdo constante
deslavado,
dame un beso en el alma,
sobrehumano.
Bésame con fervor,
enamorado.

Besos que reconstruyo
entre rimas y marismas
que rumio en mis desvelos
de noches que he vivido
ya en paz, o en hecatombe
de soledad. Acompañada,
cuando tú a mis anhelos
correspondes.

Yolanda Arias Forteza

Junio 21, 2019, 9:55 hrs.

 

Ida y Vuelta

 

 

Jornada poética,

Francisco Alvarez Hidalgo y Laura Farías.

2 y 3/70

La imagen puede contener: una o varias personas y personas de pie

2
Llamé a tu puerta en soledad de día,
y partí sin el beso anticipado.
“Qué ausente está”, pensé. “Todo cerrado.
¿Será animadversión? ¿Será apatía?”

Respondiste a la puerta. Sonreía
la luz de la mañana en el terrado.
“Qué extraño”, te dijiste. “Aunque han llamado,
nadie aguarda, y la calle está vacía.”

Y cerraste la puerta delantera.
Esa puerta que siempre y sólo espera
mano cortés, saludo establecido.

Y yo en la puerta de servicio estaba,
por donde entra el amor; y agonizaba
por darte el beso del amor prohibido.

Francisco Alvarez Hidalgo

3
Han pasado las horas,. He llegado,
y en mi discreto e íntimo equipaje
tu recuerdo conmigo siempre traje
pero ignoro si tu me has olvidado.

La puerta de servicio sigue abierta,
abierto está el cendal de mi cintura,
y abierta está también mi cerradura,
el paso franco, y mi piel despierta.

Y de nuevo no estás, cada segundo
este aliento se vuelve más profundo
y el latido del pecho es más salvaje.

Y al mirar tu perfil, y ver tus pasos,
dejé mi llamarada entre tus brazos
y estás dentro de mí, como un tatuaje.

Laura Farías

Publicado por Yolanda Arias Forteza
Todos y cada uno de los poemas de Francisco Alvarez Hidalgo y de Laura Farías están respaldados y protegidos por Registro de Derechos de Autor, con validez internacional.

Ida y Vuelta

Jornada Poética, en setenta sonetos

Francisco Alvarez Hidalgo y Laura Farías.

“En la segunda mitad del año 2001 mantuve correspondencia con mi querida amiga mexicana Laura Farías, recién conocida entonces, mujer de inteligencia despierta y calidad poética.

Resultado de aquellos intercambios fueron una serie de sonetos que a modo de diálogo poético fuimos entrecruzando.

Aquí presento todos, los suyos y los míos…”

Francisco Alvarez Hidalgo

1/70

La imagen puede contener: una o varias personas y personas de pie

Laura Farías
1
De la ley de la oferta y la demanda,
muy poco es lo que sé, te lo confieso.
A mi me falta…..a ti te sobra un beso,
mi mundo imperturbable se desanda.

Soy espacio tranquilo, sin querellas,
amalgamado en versos y entre risas,
entonces, ¿Por qué me intranquilizas?
¿Por qué llega horadándome tu huella?

Se han llenado de magia mis cendales,
y de embrujos ausentes mis trigales,
y en mis venas deambula una cascada.

Y en el hervor de sangre de tu oferta,
la ley de la demanda abrió mi puerta,
pero al abrir la puerta, no había nada.

Publicado por Yolanda Arias Forteza
Todos y cada uno de los poemas de Francisco Alvarez Hidalgo y de Laura Farías están respaldados y protegidos por Registro de Derechos de Autor, con validez internacional.

Fuímos, hojas

La imagen puede contener: cielo y exterior

Siguen cifrados mis días
en que en un golpe de viento
que surja de Sotavento
en una rama del tiempo
tal vez yo te vuelva a ver.

Fuimos hojas que pendieron
entre ramas paralelas
en el árbol de la vida
y agitadas por la brisa
se miraron una vez.

Taimado viento del norte
en una ráfaga artera
del árbol te arrebató,
y yo miraba impotente
cómo socarrón te asía,

sin poderte detener, una
oración musitando, sometida.
Suspendida hoja madura
a merced, en la rama me quedé.
Con él debió arrebatarme.

Dos pensamientos volando,
en versos resucitando,
entre temblores de piel.
Sigue su ritmo la vida,
otras ramas, nuevas hojas

en los lugares vacíos
de las que ya se han caído,
en su ligero vaivén,
se me acercan, me sonríen,
algunas hasta me rozan,

admirándolas recuerdo
lo lozana que fui ayer.
La savia del árbol, vida,
he dejado de beber, sólo
ruego que, piadoso,

regrese el viento del norte
y me lleve junto, a… él.

Yolanda Arias Forteza
(Enero 17, 2015)
13:30 hrs.

Penumbra

 

En esta tarde lluviosa,
Cálida tarde nubosa
Estoy sin luz, pues se ha ido
Hace un rato y no regresa
Un sillón da a la ventana
Apoltronado remanso
El lugar iluminando
Pálida luz, del ocaso
La buganvilia llamea
Las ciruelas ya verdean
El aroma de la lluvia
Que moja lento la tierra
Resuma calor de marzo
Con olor de primavera.
Húmeda tarde en silencio
Que pocas veces se da,
El silencio se agiganta
Si no hay electricidad.
Pude sentarme tranquila
A mirar los colibríes
Respirando la humedad
Escribir en el ocaso,
Cerrar mis ojos, pensar
Dando gracias a la vida
De tener un patio atrás,
Reparar en el ciruelo
Que alguna fruta dará
Meditar en lo pequeño
Que deleita mi mirar.
Sencillo patio trasero
En el que puedo soñar.
Un colibrí, algunas flores
El olor de la humedad
La tibieza de mi vida,
El silencio de una tarde
En penumbra y soledad.

Yolanda Arias Forteza

En la diana

 

Imagen relacionada

Hace uso de vocablos que difícil oyera,
Saboreo sus ideas bizarras, imprevistas,
No exentas de consejas y frases costumbristas
Mi introspección promueve, a su manera

Los conceptos espeta educado, insolente
A todos nos atañen y a otros mortifica
Verdad en todos ellos, que en verbo justifica
Y termina minando algún ego emergente.

Versos, como saetas se centran en la diana
En golpes impasibles como de agua liviana
Del pensamiento caro y de la idea malsana

Riego constante y fluido, en mis claras mañanas
Esperado el regreso de un verbo que desgrana
Palabras del poeta en marañas, muy… llanas

Yolanda Arias Forteza
Febrero 20, 2019

Sentimiento

 

No hay descripción de la foto disponible.

Es sutil, delgada, la línea
Que separa la risa del llanto.
Siempre que mis versos, serena
Yo leo, un nudo apretado

Sube por mi pecho, cierra mi garganta
Y alcanzando el ojo, se desborda en llanto.
Respiro hondo y compongo el rostro.
Al segundo intento, retomo el decoro.

Si no titubeo, ligera los leo;
Pero, sí una sola palabra
Vibrando me toca, la secuencia rompo
Y a empezar retorno menguada, valiente.

Cuando algunos versos a mi nieta leo,
Siempre que mi voz se quiebra y vacila,
Su mirada dulce, pronta, conmovida,
Se clava en mis ojos,

Mirando las lágrimas que sin ocultarlas
Permito que fluyan,
Diciendo sinceras cuanto sentimiento
Puse yo en mi lira.

Hasta Miguel Ángel, con sus ocho años,
Deja lo que hace, la tele, sus juegos,
Y presto se acerca a escuchar atento
Lo que así conmueve a quien quiere tanto.

A través del verbo, oídos tiernos, castos,
Preparan su alma para sentimientos,
Que al paso, en la vida, sin tregua,
¡Habrán de tocarlos!

Yolanda Arias Forteza

Abril 7, 2003

Semilla

 

No hay descripción de la foto disponible.

Escribes para mí, sin darte cuenta;
Pues, sabes que mi vista te recorre
Y el ansia del saber en mi descorre
Sabes bien que con tu verbo encantas
Y sapiente te aplicas a enunciarlo
Plasma más tu sentir y tu intelecto
Dime más de tu ser, sigo a tu vera.
El día llegará que a tu altura estará
La expresión, imberbe de mi acento
Sabrás que ha florecido en versos
la poética voz con que me inspiras
Expresión de mi ser, en que me invento.
Tú, la emotiva semilla de, mi… intento.

 

Yolanda Arias Forteza
Octubre 19, 2018. 12: 20 hrs.

 

 

De, cero

 

La imagen puede contener: 1 persona, de pie

Mi abuelo emigra de España
cargando triste un morral
delgado, hambriento, asustado
misterio, qué iba a pasar.
El pecho fue en desazón,
latía, fuera un compás
arriba en sombras, a América
sin pasta, chico en edad.
Mi abuelo emigra de España
Misterio, qué iba a pasar.

Los niños llegan sin nombre
siempre les dicen, ‘chaval’
si alguno no los conoce
de cero van a empezar.
Carentes son de cariño
a dónde encuentran la paz.
Por suerte topa con gente
cuidando de él con piedad.
Los niños llegan sin nombre
De cero van a empezar.

Yolanda Arias Forteza

EL “GUAROJ”​
El día 12 de Enero de 2010 es presentado por el escritor NELSON GUERRA (Uruguay) este estilo de poesía inédita, en el Grupo de Género Poético de las paginas on line de Emagister, en este grupo de difusión y aprendizaje de la poesía, su autor definía así el estilo, que a decir de él viene trabajando por años.
�GUAROJ: Estrofa de 10 versos octosílabos, con rima asonantada en los pares, que tienen una repetición obligada de los versos 1º y 4º, como 9º y 10º.
Si bien no se trata obligatoriamente de una composición monoestrófica, es imprescindible que cada estrofa sea autónoma, es decir, que aislada de contexto, tenga autonomía y pueda configurar por sí sola un poema terminado.
Esto último proviene del verso persa denominado Rubay, del cual fuese el máximo exponente Omar Khayyam
La reiteración de los versos 1º y 4º en los 9º y 10º, debe provocar un efecto sorprendente en el lector. Funcionar como máxima o refrán.
EL NOMBRE
La palabra Guaroj, es un vocablo sobreviviviente del lenguaje perdido de los charrúas( aborígenes que ocupaban parte del territorio de lo que hoy es la República Oriental del Uruguay, antes de la colonización), que da nombre al número 10.�
El estilo goza de una gran sonoridad y a decir de su autor es perfectamente adaptable a distintos ritmos musicales de Latinoamérica, tales como �la milonga, la chamarrita, entre otras�.

A %d blogueros les gusta esto: